¿Te atreves con tu colección?

¿Cuántas veces has pensado en animarte a hacer una colección?

Por tu cabeza seguro que ha pasado la idea pero, ¿finalmente la has llevado a cabo? La falta de información nos puede frenar a hacerlo y, precisamente para ahuyentar ciertos miedos, hoy quiero compartir contigo mi experiencia en el terreno de las colecciones fotográficas.

Colección 1

Tener la idea es fundamental y, a partir de ahí, es básico saber desarrollarla.

Antes, sin embargo, surge la inspiración, ¿cómo? Lamentablemente, no es una varita mágica que nosotros despertamos a nuestra voluntad aunque sí existen ciertos mecanismos que pueden ayudarte a provocarla. Por ejemplo, documentándote sobre el tema que quieres tratar. Este trabajo creará un poso de imágenes y mensajes en tu subconsciente que te ayudarán cuando decidas ponerte manos a la obra. En mi caso, sin ir más lejos, me han surgido ideas viendo una película, paseando por las calles de cualquier ciudad, observando a la gente, visitando museos o a través de la arquitectura, entre otras muchas cosas.

Estar inspirado es tener la creatividad al máximo nivel y en ese estado es cuando tienes que aprovechar para materializar la idea que tenías en mente. Cuando empieces a hacerlo te darás cuenta de que solo has conseguido el 50% de lo que tu mente había sido capaz de imaginar. Para mí, en esa parte del camino reside lo más interesante. En mi caso, lo que voy descubriendo me sirve para esa colección y, muchas veces, me reservo otras ideas para utilizarlas más adelante o en otros proyectos. Horas y horas pensando, desarrollando y practicando hasta que por fin podemos empezar a darle forma.

En mi próximo post os hablaré de hacia dónde voy a dirigir tu próxima colección.

Coleccion2 (800x600)

El collage

Un recurso que puede resultarte de gran utilidad es recortar fotografías que te hayan gustado. Montar un collage -también conocido en el mundo creativo como moodboard- puede ayudarte a visualizarlas. Es perfecto para recoger todas las inspiraciones y además resultan de gran utilidad a la hora de clarificar las ideas y tomar decisiones.

Cuando ya tenemos claro los estilos que vamos a realizar, viene la parte más complicada e importante en una colección: la selección de modelos: ¿hombre/mujer? ¿corte/color/recogidos? ¿estilos comerciales/de vanguardia? Es importantísimo que tengas muy claro que el 50% del éxito de una colección reside en la selección de modelos. Trabajar con en lo que una agencia se conoce como “new faces” es ideal si no quieres que tu presupuesto se dispare. Si quieres hacer trabajos de corte y color, te aseguro que vas a sufrir para encontrar modelos guapas y altas que atrevan a hacerse un cambio de imagen.

Opciones:

Busca en la calle y en sitios de moda donde sabes que va gente guapa. Esto sí, teniendo en cuenta que no todo el mundo tiene la soltura y la experiencia para ponerse delante de una cámara. Tendrás que valorar muchas cosas en la selección de modelos y, si no te importa trabajar con peluca, ésta puede ser una buena solución. Entonces, podrás elegir una verdadera maniquí como modelo. Es cierto, te aumentará el presupuesto de la producción pero te permitirá conseguir resultados impresionantes y muy profesionales.

¿Quién va a trabajar contigo?

Fotógrafo, maquillador, tu equipo en la pelu, estilista de moda…Todos ellos tienen que estar informados con antelación sobre tu inspiración y trabajar en equipo la idea. Ellos tienen mucha experiencia y te pueden aconsejar en muchas cosas.

El día del shooting planifica bien los trabajos de cada persona y sus espacios para que se pueda trabajar cómodamente. Contar con un catering desde primera hora es importante, con comida y bebida disponible para todo el día.

Planifica las fotos de las modelos con sus medidas, vestuario y trabajos de peluquería que les vas a realizar. La organización es muy importante para que no se nos escape nada.

A mí personalmente, aunque tenga muy claro el resultado de lo que quiero, me gusta preguntar al equipo con el que voy a trabajar qué les parece mi idea y dejarme aconsejar.

Coleccion3 (600x800)

En el momento del disparo de la foto no puedes perder ningún detalle. Permanece atenta al look de tu modelo porque hay cosas que ningún programa de retoque fotográfico podrá arreglar. Cuando el fotógrafo empieza a disparar, lo ideal es que estés a su lado. De este modo, podrás garantizar que el peinado se vea perfecto y con los volúmenes que deseas transmitir.

Coleccion4 (800x600) (2)

¡Espero que ya estés pensando en tu próxima colección! Si es así, ¡te deseo toda la suerte del mundo!

En mi próximo post os hablaré de hacia dónde puedes dirigir tu próxima colección. ¿Para qué hemos creado nuestra colección? para una formación, un concurso, como imagen de mi salón o quizás para hacer un catálogo

 

¡Soy peluquera y con mucho orgullo! En los últimos años han emergido unas profesiones nuevas y que hoy en día son muy influyentes.

Sé el primero en comentar