Fígaro, ¿personaje de ficción?

No debo andar muy equivocada cuando digo que casi cualquier peluquero y, sobre todo, barbero, sabe quién fue Fígaro.

Pero, ¿conocemos realmente la auténtica historia de Fígaro? Hoy voy a compartir con vosotros todo lo que he descubierto de este personaje –supuestamente– de ficción.

Se cree que Fígaro fue un barbero que vivió en Sevilla y que regentaba una barbería en la calle Santander, cerca de su desembocadura con la Avenida de la Constitución. Con estas coordenadas me fui a Sevilla buscando este lugar, donde descubrí con pena que su local había sido derribado y reemplazado por un edificio en el que hay una placa conmemorativa en cerámica de Pickman –la cual, por cierto, me costó una barbaridad encontrar–.

Barbero Sevilla 1

Barbero Sevilla 2

El dramaturgo francés Pierre-Agustín de Beaumarchais creo Fígaro a partir de la obra de Cervantes ‘El celoso Extremeño’. Escribió una trilogía en la cual el autor transforma al personaje dándole mayor importancia. Esto lo hace para poder exaltar a la clase media frente a la alta sociedad. También, porque en esta historia la protagonista, tal y como era habitual en esa época, es obligada a casarse a través de un matrimonio de conveniencia. En la obra, Fígaro, convertido en defensor de la libertad, trata de evitar el casamiento.

Posteriormente, algunos músicos encuentran en esta historia su inspiración y se componen las conocidas óperas. La más famosa es «El Barbero de Sevilla» de Rossini. Fue estrenada en 1816 y basada en la primera parte de la trilogía. Después, vendrán «Las Bodas de Fígaro» de Mozart inspirada en la segunda y estrenada en 1786. Y, por último, la tercera » La Madre Culpable» de Darius Milhaud  estrenada en 1966.

Buscando la barbería de Fígaro, descubrí que la capital andaluza tiene una ruta turística llamada «Sevilla, ciudad de Ópera». Y es que, curiosamente, esta maravillosa ciudad ha sido elegida por distintos compositores y libretistas como lugar de ambientación de más de 100 óperas universales.

En 1992 en la Expo se construyó un teatro de la Ópera: El Teatro de la Maestranza. Junto a éste, se instaló un monumento a Mozart subiendo a una silla con su violín en la mano. Es una preciosa estatua de bronce en honor a este compositor de «Las Bodas de Fígaro», que mencionó en sus textos a la capital hispalense. Si os puedo confesar algo, diré que personalmente, creo que el mérito se lo tendría que haber llevado el libretista quien, en realidad, escribió los textos.

Barbero Sevilla 3

Y qué mejor excusa para despedirme de Sevilla quedar con tres barberos, como el protagonista de mi post.

Barbero Sevilla 4

Muy bien acompañada, con Virginia y Chari Argüelles «Las Barberas de Sevilla» y Jordi Pérez de «La Barbería de Gracia».

¡Soy peluquera y con mucho orgullo! En los últimos años han emergido unas profesiones nuevas y que hoy en día son muy influyentes.

Sé el primero en comentar