David Rodelas y la Barberluquería

¿Conoces a David Rodelas? en este post te cuento algunos de los secretos de su Barberluquería

Hacía mucho tiempo que tenía una charla pendiente con David y muchas ganas de que compartiera con nosotros el secreto de sus éxitos como empresario. Así que ¡toma nota! porque después de leer este post va a haber un antes y un después en tu empresa si nos ponemos a hacer los deberes en serio.

Rodelas 1

David Rodelas, barbero como su padre y sus siete hermanos, hace quince años decidió abandonar Madrid, su ciudad natal, para trabajar en una peluquería en Terrassa. Su padre, Antonio Rodelas, ya había iniciado su negocio familiar en el año 1964 en la ciudad capitalina.

Me contaba que es un afortunado y que siempre la vida le ha dado oportunidades como la de conocer a un señor que se empeñó en que se quedara su Barbería, una barbería que estaba en una calle que no pasaba nadie… nos reímos porque David me contaba que tuvo que llamar a Google Maps porque ni había forma de encontrarla.

– David, ¿tú empezaste siendo barbero?

– Claro, es que yo soy barbero desde que no estaba tan bien visto como ahora ser barbero (risas). Yo siempre he apostado por un tipo de barbería que se preocupara por todos los detalles del hombre y ofreciera servicios para el hombre tales como la depilación, etc… Entonces, el hombre iba a las peluquerías unisex porque al ir al barbero se encontraba con la figura de un hombre mayor que, además, no le ofrecía estos servicios.

Por suerte, cuando la barbería estaba en el mayor declive esto cambió. Tenemos compañeros que han marcado un antes y un después como los Macias, los Arana, nosotros también y así muchísimos más que hemos conseguido que la barbería se reinventara. Hoy es un oficio muy atractivo y que está muy de moda. Ser barbero para los jóvenes es perfecto porque pueden dar una imagen fuerte con sus tatuaje, piercings y, además, si se ponen en serio, pueden aprender este oficio con mucha rapidez. Yo he visto chicos que no sabían ni coger una tijera y en cuatro meses estar cortando el pelo, no con la perfección que nos da la experiencia, pero sí preparados para empezar.

Rodelas 2

– Nos encontramos en la Barberluqueria que acabas de abrir en el barrio de Gràcia, ¿nos explica el novedoso concepto que esconde?: Nos encontrábamos con el perfil de un cliente mujer que quería que le cortara el pelo un barbero y le decíamos que no que sólo cortábamos a hombres. Así que decidimos crear un nuevo concepto de negocio. Ahora se ha puesto de moda que las mujeres vengan a la barbería a cortarse el pelo, pueden hacerse un corte, un color, pero no es una peluquería para hacerte un recogido, ni para peinarte semanalmente. Nuestro servicio es un buen trabajo técnico y un corte perfecto.

A partir de la segunda peluquería empezó a formarse empresarialmente y actualmente cuenta con 5 salones y 32 empleados en la empresa. Para ello se ha formado a conciencia (un máster y otras formaciones específicas en la gestión del salón de peluquería).

El problema en la profesión -dice David- es que te enseñan a cortar, color, pero nadie te enseña a llevar un negocio. Cuando tú te montas una peluquería sólo piensas en trabajar mucho y si no tengo mucho trabajo, bajo el precio y lanzo una promoción. Hay que saber valorar nuestro trabajo y, a partir de ahí, sabremos cómo hacer una promoción.

Rodelas 3 (1024x768)

Recuerdo que en una de las formaciones que realicé, en el primer módulo aprendí a saber cuánto cuesta mi negocio diariamente, cuentas de explotación, saber qué gastos fijos tengo, que gastos variables, etc.. El segundo módulo era de Recursos Humanos. Súper importante. Si tu plantilla es de 3 empleados, no te hará falta, pero si necesitas 20, necesitas este departamento.

Le pedí a David que me contara alguna vivencia que le haya servido de experiencia y me contó esto: «De lo más que he aprendido en la vida ha sido de mis fracasos. Con mis empleados, a veces, he sido cabezón al no entenderlos y he priorizado la necesidad de mi empresa. Eso me ha costado la pérdida de algún trabajador, pero también me ha servido para darme cuenta cuando un trabajador no me era rentable».

Otro de los pilares a tener muy en cuenta es el marketing, pero, ¡ojo! porque todo el mundo suele pensar que marketing es igual a hacer promociones. Y no es eso, eso es merchandising. El marketing es hacer un estudio y un análisis de cómo se ejecuta el trabajo dentro de tu salón. Por ejemplo: cuántos de mis clientes se hacen color; cuántas veces se hacen el color en mi salón; cómo puedo fidelizar a mi cliente para que siempre se haga el color en mi salón. Lo importante no es bajar el precio para que venga más veces, sino qué valor añadido le puedo dar para que venga más veces.

Por último, también he aprendido a enlazar y unir todos estos conceptos: coger los números de tu salón, tu rentabilidad de una cuenta de explotación, ver la situación de cómo tienes a tus empleados y el análisis de marketing de como podrías mejorar las cosas en tu salón. Englobar todo y a partir de los resultados trazar tu plan de acción. Por ejemplo: mis clientes se cortan el pelo cada mes y medio y quiero que vengan cada tres semanas… pues vamos a elaborar un plan de acción y con toda la información que previamente hemos recopilado crearemos tarjetas de fidelizacion, del mes, etc…

Rodelas 4

Después de toda esta información le comenté a David que un peluquero que está todas las horas en el salón atendiendo a sus clientes y facturando, le es imposible hacer estos deberes tan importantes. A lo que me respondió que dedicar como mínimo tres horas diarias a ser más empresarios, pues de esta forma conseguiremos sacarle más partido a nuestro negocio que si lo pasamos atendiendo a tres clientes.

No me extraña que a David Rodelas le funcionen todos sus negocios tan bien, porque él si está demostrando que es un gran empresario. En el tiempo que duró esta entrevista aprendí muchísimo con todo lo que me contó y me motivó a ser más empresaria. Yo empiezo a hacer mis deberes… ¿Y tú? ¿Quieres que tu empresa siga creciendo?

¡Gracias David por compartir su experiencia con nosotros!

Rodelas 6

 

¡Soy peluquera y con mucho orgullo! En los últimos años han emergido unas profesiones nuevas y que hoy en día son muy influyentes.

1 Comentarios

Comenta